Piensan ...
pero no dicen ...

Bienaventurados los que respetan mis manos y mis pies deformados.

Bienaventurados los que hablan, a pesar de que mis oidos ya no comprenden bien sus palabras.

Bienaventurados los que entienden que mis ojos empiezan a no ver, y mis ideas  se hacen confusas.

Bienaventurados los que con una sonrisa dedican su tiempo..

Bienaventurados los que nunca dicen
"Ya es la tercera vez que me dice esta historia".

Bienaventurados los que me ayudan a recordar cosas del pasado.

Bienaventurados los que me dicen que aún valgo para álgo.

Bienaventurados los que me ayudan a vivir con dignidad.