- Acompañamiento psicológico regular de todas las personas de edad avanzada que tienen vulnerabilidad emocional, depresión, pérdida de memoria y la demencia causada por la enfermedad de Alzheimer (que necesita la estimulación intelectual), ideas suicidas y todas las situaciones que justifiquen;

- Desarrollar y mantener el proceso de asesoramiento de personas que tienen necesidad de un seguimiento más estricto;

- Envío de los usuarios a  otras unidades de consulta especializadas (por ejemplo, psiquiatría), en caso necesario y en combinación con la institución médica;

- Contribuir a la mejora de la calidad de vida de los ancianos institucionalizados, a través de actividades con los voluntarios y en colaboración con Trabajo Social y Socio-cultural.