A diario se celebra la Santa Misa en nuestra Capilla.

En ella participan las personas, tando de la casa como de fuera, que así lo desean, como en los otros actos de piedad practicados a lo largo del año.
 
No esconden las Hermanas su condición de Religiosas Católicas, por eso procuran cultivar la vivencia Bristiana en la Casa, en la medida en que los Ancianos lo desean y hasta lo exigen, tanto en la salud como en la enfermedad.

A veces causa extrañeza la presencia de residentes pertenecientes a otras confesiones religiosas, juzgando la gente que se debe a que ignoramos esa circunstancia, y no a que tal diferencia es siempre respetada en nuestras Casas.